Un viaje de 2 Km

Lunes por la noche y la #MisaCuevera abre sus puertas para recibir a uno de sus productores predilectos. Es que Enrique (Quique) Sack es, antes que nada, cuevero de alma. Y como tal, siempre elige #LaCuevaDeMusu para presentar sus novedades.

Quique es el propietario de Finca Beth, una de las fincas más representativas de ese maravilloso terroir conocido como Paraje Altamira.

Finca Beth es la materialización de un sueño impulsado por este apasionado del vino que consiguió convencer a unos amigos para que se asocien a él en esta increíble epopeya que es producir uva y elaborar vinos en Argentina.

De las 60 hectáreas que componen la finca, 35 están plantadas con vid, mayoritariamente Malbec y un poco de Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Pinot Noir y Chardonnay.

Integran este proyecto dos líneas de vinos (Rompecabezas y 2KM) cada una dirigida enológicamente por dos reconocidos profesionales que saben lo que hacen.

Una constante en ambas líneas es la calidad superlativa de la fruta y la fuerte identidad con ese terroir único que nos regala vinos de clase mundial.

En esta ocasión, Quique presentó la cosecha 2017 de sus 2KM, la línea de vinos que conduce enológicamente Matías Michelini y que se destacan por ser vinos fluidos y lineales con una gran complejidad y personalidad.

A los bifes (digo, vinos)

2KM Naranjo de Chardonnay

Segunda añada de este novedoso vino tal vez más «chardonnay» (o menos naranjo) que el 2016. Luego de fermentar 50 días sobre lías pasó a barricones de 500 litros de cuarto y quinto uso. Es seco, tiene una gran acidez y va más para el lado de lo floral. Si querés probar un vino distinto a todo, este es una gran elección. Me encantaría encontrar una 2016 para ver su evolución.

2KM Pinot Noir

Lanzamiento exclusivo de este nuevo integrante de la familia. Fermentado en huevo de cemento, este fiel exponente de Altamira es un pinot noir austero y delicado en nariz pero con mucha personalidad en boca. Directo, vertical y profundo, con una textura increíble y un largo final.

2KM Cabernet Sauvignon

Fue un gran acierto presentar la 2017 con la añada anterior. La diferencia entre ambas fue abismal. La 2016 con color turbio y nariz apagada entregó una boca increíble, delicada, compleja y llena de matices. En cambio la 2017 es pura expresión en nariz y potencia en boca, con la textura allá arriba y la fruta en su máxima expresión. Estamos hablando de la misma cepa obtenida del mismo lugar y sin embargo la diferencia de añadas (la 2016 marcada por un clima frío y lluvioso, la 2017 más cálida y seca) nos enfrenta a la máxima expresión de lo que el terroir puede expresar.

Para su elaboración se realizaron micro vinificaciones en bins de plástico y luego continuó con su proceso de fermentación en huevos de cemento y crianza en barricones de 500 litros de cuarto y quinto uso. Gran acierto de Matías Michelini al cuidar al máximo estos matices para alegría de los consumidores.

2KM Blend

Nueva añada de este corte de 65% Malbec y 35% Cabernet Franc cofermentados en huevo de cemento con levaduras indígenas. Luego de su fermentación, descansó durante 18 meses en barricones de 500 lts de cuarto y quinto uso hasta que fue embotellado en diciembre pasado. La idea de Quique es que tenga al menos cuatro meses de estiba, así que habrá que esperar un poco antes de verlo en góndola.

Este blend es quizás el más complejo y elegante de toda la línea. Es un vino ideal para disfrutarlo lentamente, dejando que sus múltiples capas vayan expresándose a medida que pasa tiempo en la copa. Claro, vos me dirás que es imposible hacer durar una botella de 2KM y tenés razón. Pero como decía el Maestro Po: tu puedes, pequeño saltamontes. Apelá a tu paciencia escondida en algún remoto lugar y haceme caso. No te vas a arrepentir.

Finca Beth Malbec 2012

Como yapa y gracias a la generosidad de Quique disfrutamos de su primer vino, el Finca Beth Malbec 2012. Súper elegante, sedoso, con buen uso de la madera que se integra a una fruta madura que está presente tanto en nariz como en boca. Un vino histórico que representa el inicio de un gran sueño, de esos que te cambian la vida para siempre y para bien.

Conclusiones

Puesto a elegir y como conclusión, me encantó la personalidad del Pinot Noir. Creo que representa todo lo que esa cepa puede entregar en ese maravilloso lugar. De los Cabernet Sauvignon podría decir que ambos merecen su lugar en cualquier cava. El 2017 porque es «más vino» y el 2016 porque es un vino único, con una singularidad que lo hará fácilmente identificable en futuras verticales. Finalmente, un párrafo aparte para el blend, admirable por su elegancia infinita.

Salú, Quique. Brindemos por más copas levantadas de aquí a la eternidad.

Enófilo amateur y apasionado. Quise hacer un blog de vinos y me salió esto.
Entradas creadas 141

Tu comentario es bienvenido:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: