Como Dios Manda: Imperfecto 2012

Desde que el hombre se diferenció de los animales solo vagamos por la tierra intentando tener un propósito en este mundo. Hasta que 5.000 años antes de que Cristo naciera se empezó a hacer vino y desde entonces el hombre se ha obsesionado con la búsqueda de la perfección.

Nuestra bebida por excelencia se ha convertido en la obsesión incluso antes de serlo. El camino fue duro y complejo. Pasamos por los dibujos rupestres de los cavernícolas, los escultores egipcios, las cabezas reducidas en el Amazonas, Leonardo, Miguel Ángel y Stanley Kubrick para llegar finalmente a Daniel Pi.

Este loco, no conforme con el trabajo que tiene en el Grupo Peñaflor como enólogo jefe produciendo millones de maravillosos litros de nuestra bendita bebida nacional, abrió el garage de su casa para ponerse a elaborar este elixir que seguramente avergonzaría a Noé por llamar vino a lo que en la Biblia se describe que bebía.

Perfecta imperfección para un sueño de garage

De cuerpo pecaminoso pero confesado (no como la mayoría de nosotros), estructurado como deuda con el FMI y necesario como los Rolling Stones al rock, este “imperfecto” tinto es todo lo que un ser pensante y de sentimientos necesita para seguir disfrutando de la vida, porque es una sola y demasiado corta como para desperdiciarla tomando bebidas de calidad dudosa.

Esta bomba de perfecta imperfección es unos de esos vinos que marcan a fuego a quienes los prueban y los envuelve como una anaconda a su víctima.

Recuerdo innumerables piropos hacia esta añada del 2012, realmente prodigiosa por todo, pero destacando por su delicada complejidad de multicapas y estructura. Un vino de frutas domadas. Aunque todas las añadas que han visto la luz hasta el día de hoy son soberbias, casi perfectas o imperfectas por un 3% solamente.

Ficha Técnica

Nombre: Imperfecto

Bodega: Tres14

Composición: 97% Malbec, 3% Cabernet Franc.

Año de cosecha: 2012.

Zona: Gualtallary, Valle de Uco, Mendoza.

Añejamiento: 18 meses en barricas de roble francès de tercer y cuarto uso.

Graduación alcohólica: 14,7%

Enólogo: Daniel Pi.

Después de todo, la perfección es la acción de dejar algo acabado y ya sabe Dios que está bien acabado, tanto su realización como mi botella.

Amante del vino y los placeres de la vida.
Entradas creadas 10

Tu comentario es bienvenido:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: