MofA: El Colo Sejanovich

Todo empezó con un desafío: «Mis mollejas son de 100 puntos. Si te animás, venite a puntuarlas». El dueño de esas palabras (más o menos textuales) es nada más y nada menos que Alejandro «el Colo» Sejanovich.

Challenge accepted

Lo primero que pensé fue: ¿Cómo se atreve a mojarme la oreja así? Hacía unos días nada más que con @r_corre y @fsaurio habíamos fundado MofA (Mollejas of Argentina), la primera y única entidad nacional dedicada a degustar y puntuar mollejas. ¿Será que el Colo quería ser el primero en ser puntuado para correr con alguna ventaja? ¿Tan confiado estaba de lograr, en un primer intento, los ansiados 100 puntos MofA?

Todos conocemos al Colo como el co-responsable (junto a Jeff Mausbach) de Manos Negras, Estancia Uspallata, Teho y Estancia Los Cardones entre otros. Lo que no muchos saben es que el Colo es un gran asador. Con la misma dedicación y meticulosidad con la que elabora sus vinos maneja los fuegos de la parrilla de su bodega.

En rigor de verdad, no era la primera vez que probaba sus mollejas. Un mediodía de mayo del año pasado llegué a Mendoza y al activar el pack de datos encuentro un mensaje que decía «¿Ya aterrizaste? Venite para la bodega que estamos esperándote para almorzar». Debo reconocer que aquellas mollejas crocantes y cremosas se llevaron merecidamente todos los aplausos de la platea. Seguramente el Colo basaba su confianza en esa primera experiencia. Sabía que tenía un buen producto ya testeado exitosamente e iba por más.

Mendoza… ¡allá vamos!

Luego de leer aquel mensaje creo que dudé dos segundos, o menos. Inmediatamente me puse manos a la obra y llamé al seductor de parrillas y responsable de nuestra sección «Acercate al Infierno» el amigo @r_corre para invitarlo a sumarse a la partida. Bueno, no… lo primero que hice fue chequear mis matrimillas y después sí lo llamé a R.

Llegado el día, aterrizamos en Mendoza, tomamos el auto alquilado y partimos rumbo a Maipú, cuna de la bodega Manos Negras. Allí nos esperaba el Colo y su equipo dispuestos a hacer una pausa en la vorágine de la vendimia para agasajarnos con un asado bien regado de ricos vinos y… mollejas.

El Colo tenía sus mollejas bien desgrasadas macerándose desde hacía un par de horas en BORRAS DE CHARDONNAY. Ah, bueno… se lo había tomado muy en serio. Ya podía percibirse el aroma a uva fresca que salía de ese recipiente y que auguraba un gran momento. La creatividad es un factor importante en el esquema de puntuación de MofA y esa maceración sumaba varios puntos.

Sentados a la mesa, el asador dejó las mollejas para lo último, permitiéndonos disfrutar de una rica variedad de carnes acompañada por vinos de la bodega y otros extranjeros que se colaron a medida que el momento de la degustación se hacía inminente. Por suerte los miembros de MofA somos bebedores responsables que no caemos fácilmente en esos artilugios y llegamos bien frescos (bueno, bastante) al momento tan esperado.

Hablemos de vinos

Uno de los grandes lanzamientos del 2019 serán los Vivo o Muerto Single Vineyard Chardonnay. Cuatro viñedos (Pareditas, Gualta, Los Árboles y San Pablo) = cuatro chardos. Pude probarlos y son 💣💣💣💣 .

Qué grandes vinos son los Finca La Escuela. Tomamos el 2010 que fue la segunda añada y está fresco, elegante y aterciopelado. Un fachero que envejece muuuy bien.

El Colo nos tenía una sorpresa: una mamadera de tres litros de Teho Grand Cru Les Paquerettes 2015. Es la medida justa para ese hermoso racimo de flores.

El malbec de Estancia Uspallata tiene todo como para llegar a los 💯puntos. Es cuestión de tiempo, nada más. El pinot noir crece año tras año a pasos agigantados, y si lo dejás un tiempo en botella ni te cuento!

A las mollejas (y los Puntos MofA)

MofA

Desde lo visual, las mollejas ya se veían increíbles. El Colo las presentó ya cortadas pero igual se podía apreciar la consistencia del dorado que el calor había dejado en la superficie. Una costra crocante las recubría, seguramente gracias a la maceración. Por dentro, la ausencia de rosados hablaba de una cocción completa y pareja. Una blanca cremosidad demostraba un punto de cocción superlativo.

Aromáticamente, predominaba el ahumado de la leña utilizada para la cocción seguida por un toque dulzón proveniente del jugo de uva. En boca, ese sabor característico de la molleja se amalgamaba con una hermosa acidez aportada por el Chardonnay.

El Colo se había superado y había presentado un producto muy cercano a la perfección, cuidando todos los detalles desde la selección de la materia prima hasta la degustación y pasando por la preparación, la cocción y presentación.

Puntos MofA : 97

Y así fue como, con el Colo Sejanovich como primer participante, nacía MofA. Desde entonces, varios han recibido sus puntuaciones y muchos más vendrán. Los sommeliers de mollejas de MofA estamos siempre listos y con la servilleta al cuello dispuestos a degustar y puntuar por todo el país esa noble achura que tantos odios y amores despierta. ¡SALÚ!

Enófilo amateur y apasionado. Quise hacer un blog de vinos y me salió esto.
Entradas creadas 150

Tu comentario es bienvenido:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: