#Tobarawines: Pulso Cabernet Sauvignon 2017

El corazón bombea al ritmo del pulso eléctrico que lo gobierna. La sangre recorre el cuerpo y estimula los sentidos. Un estímulo puede acelerar el ritmo del corazón. Un estímulo revitaliza, llenando de energía nuestros músculos. El amor es un estímulo salvaje. Y también lo es el vino.

Creo en el amor porque nunca estoy satisfecho
Es mi salvaje corazón, que llega justo a tiempo.

Gustavo Cerati – Pulsar

Mucho más que una etiqueta bonita

Pulso Wines es el proyecto personal de Julia Halupczok, enóloga de Finca Sophenia, y Celina Fernandez, su gran amiga y colega.

Julia y Celina se conocieron estudiando Agronomía en Mendoza y luego de varias vueltas de la vida decidieron hacer un vino juntas. Fue así que en 2014 sumaron a una tercera amiga, Natalia Naves, y lanzaron su primera etiqueta: un Malbec cofermentado con Merlot.

El proyecto cuenta con todo el apoyo familiar y, por el momento, los 9 socios reinvierten más de lo que ganan pero así y todo están felices con sus vinos.

Pulso Cabernet Sauvignon

La uva proviene del viñedo del suegro de Celina que está ubicado en Los Sauces (Tunuyan), pegado a Los Chacayes en Valle de Uco. Siempre les gustó el Cabernet Sauvignon de ese viñedo, pero en esos primeros años no pudieron elaborarlo por cuestiones propias de la cosecha. Recién en la cosecha 2017 pudieron sumar al portfolio ese soñado Cabernet Sauvignon.

Este Pulso Cabernet Sauvignon 2017 fue elaborado de una forma tradicional. La fermentación se realizó con levaduras seleccionadas en piletas de hormigón. Luego, un 15% pasó por barrica vieja y el resto estuvo en contacto con duelas durante seis meses. Fundamentalmente, cuidaron mucho la extracción para lograr frescura y bebibilidad.

Es un vino jugoso, fresco, expresivo, con buen cuerpo, estructura y de largo final. Se adapta a cualquier ocasión y es ideal para una cena romántica con segundas intenciones. Todo por tan sólo 370 pé.

Tu aliento es mi respiración
Con mi salvaje corazón, los vicios no son del cuerpo.

Pulsar – Gustavo Cerati

La vista recoge el brillo del vino en la copa. Su color oscuro dilata las pupilas. Sus aromas invitan a cerrar los ojos y recorrer nuestra memoria sensorial. Las glándulas salivales se activan ansiosas de recibirlo. La boca se inunda de sabores y su suave paso por la garganta impulsa los latidos del corazón.

El vino es una marea de estímulos, un sinfín de impulsos eléctricos. El vino es un pulso salvaje. SALÚ.

Enófilo amateur y apasionado. Quise hacer un blog de vinos y me salió esto.
Entradas creadas 116

Tu comentario es bienvenido:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: