Y vamos las bandas: AWT

Si tenés Twitter, seguramente habrás visto pasar una imagen al estilo «batiseñal» y la sigla AWT en su interior. Es el llamado a una juntada vínica de este grupo tan picante como activo en la red del pajarito. Pero dejemos que ellos mismos se presenten:

¿Cómo nació el grupo?

El grupo nació en Septiembre de 2016 como consecuencia de una cena circunstancial de concurrentes habituales a la Cueva de Musu, en el entonces restaurante Ciao Azurra que lamentablemente cerró sus puertas.

Técnicamente no se formó con intención de grupo, sino que se trató de una reunión que se continuó en el tiempo. El nombre AWT nació en forma de broma y como contraposición a la creación de AWB (Argentina Wine Bloggers). Durante esa primera noche incluso armamos un logo. Obviamente más allá de la chicana, todo en el marco de la buena onda con los AWB y teniendo en cuenta el uso habitual de Twitter por sus integrantes.

¿Cuántos y quiénes son?

De esas primeras reuniones somos 10 integrantes: Adrián @AdrianDomingo2, Laucha @lautsab, Fabi @fabiancastro66, Martín @batalogy, Gabi @malbecon, Gabi @gabikara, Sergio @sgdf666, Sergio @rochaser, Juan Pablo @jpgorostarzu y Hernán @hernankoz. Después, siempre hubo y va a haber invitados a las reuniones, la mayoría cueveros y tuiteros. Entre esos invitados que fueron sumándose, Rodrigo @rodripadin y Nano @nanoelmascuervo comparten el espíritu AWT y ya son parte de la nómina.

También en eso de compartir espíritu tenemos un corresponsal AWT en Bahía Blanca: Martin @mfnazar, el cual debería venir más seguido pero le tiene miedo a la piedra.

Siempre hay ganas de compartir momentos con más gente, pero la botella manda y todavía no invitamos a nadie que convierta el agua en vino.

¿El grupo tiene cuenta propia en redes sociales?

No tenemos cuenta propia, cada uno maneja la suya en las redes de preferencia.

¿Cómo organizan las juntadas?

Tratamos de juntarnos aunque sea una vez por mes. Se trata de coordinar la fecha donde puedan todos o la mayoría y el lugar para la juntada. Una vez decidido eso, cada uno va diciendo el/los vinos que lleva. La elección es sin condiciones, es decir que puede ser cualquier vino que esa persona quiera tomar y/o compartir con el grupo, sin rango de precios o temática que lo limite.

El único rol asignado es el de Sergio Di Fazio, que es el encargado de llenar las copas con su don único y especial para la tarea encomendada. El resto hacemos lo que podemos.

¿Hacen compras comunitarias?

Los AWT tenemos un mecanismo financiero complejo llamado FCP (Fondo Común de Placer) donde cada uno pone una parte del dinero que usamos para comprar los vinos de más alta gama y que no están al alcance individual. También se trata de aprovechar cuando se presentan oportunidades de compra en volumen de vinos del gusto del grupo.

¿Cuántos vinos por cabeza toman por juntada?

Depende. No es lo mismo si nos juntamos en un restaurante o en alguna casa, donde siempre hay menos limitantes de horario y servicio y se puede beber algo más. Por promedio estimamos en una botella y media por cabeza.

¿Alguna costumbre, hábito o algo que hagan siempre y que los distingue?

Siempre en algún momento de la juntada se cantan canciones de cancha. Sobre el final, el amigo Armenio Gabi Kara nos regala algún tango luego de unos momentos de reflexión.

En la sede de Luján, donde las reuniones duran todo el día, tenemos la sana costumbre de merendar facturas con Zorzal Porfiado en un ritual que llamamos “Cruzar el Rubicón”.

¿Tienen alguna cepa, zona o productor favorito?

Cada uno tiene sus preferencias y es un grupo muy heterogéneo. Hay un par de golosos y otros más de la piedra, alguno que lleva vinos viejos y otro vinos rotos. En el medio, generalmente se prefieren los vinos con identidad, donde la crianza sea soporte y complejidad y no la protagonista.

Solemos tomar una proporción importante de blancos (no menos de 3 o 4 por juntada) y siempre se brinda con algún espumante, obligadamente, porque si no la banda se queda con sed y pide caipirinhas o whisky.

También tratamos de ir metiendo novedades en cada juntada, o de llevar vinos que sabemos que no necesariamente cada integrante probaría por su cuenta.

¿Por qué eligen juntarse alrededor del vino?

Nos conocimos a través del vino y resulta ser un catalizador de momentos de risas muy valorados por todos. Y porque además, ninguna gran historia arranca con gente tomando gaseosa.

¿Qué vinos son representativos del grupo?

Aprovechando este lindo momento de la viticultura y enología que nos da tanta diversidad, los vinos no suelen repetirse mucho en las juntadas.

Por oportunidad, los SuperUco son los vinos que más deben haber aparecido en las reuniones. Más específicamente el SuperUco Gualta. Es un vino que todos disfrutamos muchísimo y que cada vez que aparece termina haciendo podio. Fruta intensa, con una frescura y vivacidad a la par, todo apoyado en unos 18 meses de crianza que aportan complejidad sin interferir en la textura y el sentido del lugar. Define lo que para nosotros es un vino de Alta Gama de Valle de Uco.

Otro que hemos repetido bastante y que va por el mismo camino es el Piantao, aunque nuestro ritual de Cruzar el Rubicón sea con su hermano Porfiado.

Tambien tenemos la suerte de contar con un integrante que se animó a producir vinos, específicamente Adrián Domingo en San Rafael. El Fresingo, una burbuja de malbec de color radioactivo muy atrayente, ha cerrado muchas juntadas desde su creación. Y el Malingo, un malbec también de San Rafael, sería por unanimidad la version AWT de la zona y un vino sobre el que nos gusta pensar que tenemos alguna influencia.

Hay vinos que en las juntadas no aparecen, pero que individualmente los tomamos seguido y todos coincidimos en disfrutar. Tal es el caso del A Lisa, con su equilibrio y su fruta y elegancia patagónicas, o el recién aparecido L’Amitie, que muestra la nueva tendencia de los vinos Calchaquíes además de abarcar muchas cosas alrededor de la amistad.

¿Que le recomendarían a alguien que esta acercándose al vino?

Que se anime a probar y que confíe en su gusto. El vino antes que nada es subjetivo, y al primero que le tiene que parecer bueno es a uno mismo. Después, hay que estar siempre abierto a probar, que es lo que nos ayuda a definir qué es lo que buscamos. Y para esto no hay que tener prejuicios. Probando también vamos a definir con qué consumidor, vinotequero, periodista, critico, o usuario de redes tenemos más afinidad de gustos para seguir sus recomendaciones, pero siempre Vive y deja Vivir.

Por ultimo, puede que nunca te imagines una ciruela cuando tomas un vino… pero eso a quién le importa, no?

Enófilo amateur y apasionado. Quise hacer un blog de vinos y me salió esto.
Entradas creadas 141

Tu comentario es bienvenido:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: