Domaine Bousquet y la búsqueda de vinos orgánicos elegantes

Cuando Jean Bousquet llegó de Francia a Gualtallary en 1996, no había nada. Era todo tierra inculta, virgen. Y la razón de esto es porque no había agua. Esto fue así hasta que llegó el riego por goteo que inventaron los israelíes para sembrar en el desierto. Esas condiciones de tierra virgen fueron las que inspiraron a la bodega Domaine Bousquet para elaborar, desde el principio, vinos orgánicos.

«Ser orgánico nunca fue un truco de venta. La administración del terroir era una necesidad: ¡la tierra estaba impecable, virgen y no íbamos a estropearla!», explica Anne Bousquet, propietaria de Domaine Bousquet.

«Nosotros somos ese chico guapo que siempre se alimenta de manera saludable y hace actividad física», comenta Labid Al Ameri, CEO de Domaine Bousquet. Y agrega: «Cuando la planta no recibe pesticidas durante mucho tiempo, es más fuerte y corre menos riesgo de enfermarse».

Domaine Bousquet
Anne Bousquet, Rodrigo Serrano y Labid Al Ameri

Para que un vino sea orgánico certificado no puede superar las 100 partes por millón de sulfitos. Los vinos de Domaine Bousquet (a excepción del Virgen que directamente no contiene sulfitos agregados) tienen un agregado de sulfitos previo al fraccionamiento que no supera las 60 partes por millón, muy por debajo de lo permitido. Los vinos convencionales están alrededor de 180 partes.

Cuando se elaboran vinos orgánicos, la sanidad en bodega es súper importante. Los cuidados preventivos son una parte indispensable para evitar enfermedades. Tal como comenta Rodrigo Serrano, enólogo de Domaine Bousquet, «ser orgánico es más fácil que ser convencional. Lo más difícil es encontrar gente comprometida con la cultura orgánica. Por eso le dedicamos mucho tiempo y esfuerzo a entrenar a nuestra gente en las labores culturales que requiere un viñedo orgánico.»

Hacer 200.00 litros de vino sin sulfitos es todo un hito para Argentina. En Estados Unidos hay sólo dos bodegas que elaboran vinos sin sulfitos y entre las dos elaboran unos seis millones de litros al año. No son vinos muy buenos, pero se venden porque quien consume vinos sin sulfitos lo hace por convicción. Si bien no son ricos los toman igual porque al menos se sienten mejor. Entonces cuando nosotros llegamos con Virgen la recepción es increíble, porque es un vino sin sulfitos y además es muy rico. Por eso todo lo que elaboramos se vende inmediatamente y tenemos pensado seguir creciendo en producción.

Labid Al Ameri, propietario de Domaine Bousquet.

Estados Unidos tiene dos nomenclaturas para vinos orgánicos. La certificación USDA, la más importante en materia de productos orgánicos, establece que el máximo de sulfitos permitidos es de 10 partes por millón porque se entiende que la uva ya contiene sulfito natural. De esta manera se aseguran que el vino no tiene sulfitos agregados. Si supera ese parámetro, la etiqueta debe decir «vino elaborado con uvas orgánicas».

Domaine Bousquet y sus vinos

Mientras charlábamos, pudimos disfrutar de todo el portfolio de la bodega en sus versiones 2018 y 2019.

Respecto de la cosecha, Rodrigo nos contó que fueron las primeras de su corta carrera en la bodega y coincidió con que fueron dos años excelentes en sanidad y calidad de uvas ya que prácticamente no tuvieron lluvias. «Al ser una bodega orgánica no podemos agregar nada, así que este tipo de condiciones son las ideales para nuestros vinos», concluye Rodrigo.

Domaine Bousquet Reserve Chardonnay 2018. Frutas blancas en nariz con notas de vainilla. En boca es equilibrado con una acidez refrescante.

Domaine Bousquet Sauvignon Blanc 2019. Cítrico y vegetal, de cuerpo ligero y acidez muy refrescante.

Domaine Bousquet Premium Malbec 2019. Tanto en nariz como en boca predomina la fruta. Es fluido y redondo.

Domaine Bousquet Premium Cabernet Sauvignon 2019. Mucha frescura, jugoso, se destaca por su buen cuerpo y una fluidez que lo hace bien gastronómico.

Domaine Bousquet Reserve Malbec 2018. 85% Malbec y el 15% restante se reparte en partes iguales entre Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah, lo que le da cierta complejidad muy interesante en nariz. En boca es frutado con una textura amable y largo final.

Domaine Bousquet Reserve Cabernet Sauvignon 2018. 85% Cabernet Sauvignon y 15% Malbec. En nariz se destacan las especias y el morrón. En boca es jugoso con buen cuerpo y taninos más presentes que su hermano de línea.

Domaine Bousquet Virgen Malbec 2019. Es la segunda etiqueta de la línea sin sulfitos agregados. Nació el año pasado como un corte 35% Malbec, 35% Cabernet Sauvignon y 30% Cabernet Franc. La bodega hacía tiempo que tenía la intención de elaborar un vino que no sólo fuera orgánico, sino que además no tuviera sulfitos agregados con la certificación USDA. Ese primer año se elaboraron tan sólo 15.000 litros y este año subieron la apuesta e hicieron 200.000 litros 100% Malbec. Expresa mucha fruta en nariz y es muy amable en boca.

Domaine Bousquet Gaia Red Blend 2018. Corte de 50% Malbec, 45% Syrah y 5% Cabernet Sauvignon. Nariz intensa, frutada y especiada. En boca es jugoso con un final persistente.

Domaine Bousquet Brut Rosé. elaborado con el método Charmat. 75% Pinot Noir y 25% Chardonnay. Tiene una delicada burbuja, es fresco y frutado.

Lejos de ser una moda, los vinos orgánicos llegaron para quedarse. En este sentido, Domaine Bousquet busca que, además de ser más saludables, sus vinos compitan en calidad y elegancia. El gran desafío entonces no es sólo lograr vinos orgánicos elegantes, sino también sostenerlo en el tiempo. SALÚ.

Enófilo amateur y apasionado. Quise hacer un blog de vinos y me salió esto.
Entradas creadas 159

Tu comentario es bienvenido:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: