Cristian Moor

2019: el año de Cristian Moor

De chico fantaseaba con la idea de ser abogado. Por esas cosas del destino, Cristian Moor terminó elaborando varios de los vinos más premiados del año 2019. Un abogado menos, un enólogo más. Doble ganancia para el mundo.


El 2019 fue el año de Cristian Moor. Durante este año, este joven enólogo de 39 años logró el reconocimiento tanto de la crítica internacional como de sus colegas y también, por supuesto, de los consumidores. Su proyecto familiar Moor Barrio y Corazón del Sol, la bodega que lo tiene como Jefe de Enología, estuvieron en el centro de atención durante todo el año. En esta nota, vas a conocer un poco más del Enólogo del Año. Te invito a recorrer su historia.

Días de estudio

Recuerdo que con mi amigo de la infancia queríamos estudiar abogacía en Córdoba, pero para eso primero tenía que hacer el bachillerato en el Colegio Universitario Central de Mendoza. Por una cuestión de promedios no entré y de las opciones que tenía, la que más me gustaba era el Liceo Agrícola, que tenía una fuerte orientación hacia la Enología. Al poco tiempo de comenzar me entusiasmé con la enología y el sueño de ser abogado quedó atrás. Ya tenía bien definida mi vocación: quería hacer vino.

Comenzó a estudiar la Licenciatura en Enología en la Universidad Don Bosco, donde hizo dos años hasta que la separación de sus padres lo llevó a tener que salir a trabajar para colaborar en la economía familiar. Años después retomó sus estudios ya en la Universidad Maza y ahí conoció a quien le cambiaría la vida para siempre: La Tere.

Un aMoor de Barrio

Yo me sentaba en el primer asiento porque era más grande y tenía como meta recibirme lo antes posible. El primer día de clases de ese año el profesor nos entrega a los primeros de cada fila unas fotocopias para que fuéramos pasando al resto. La Tere estaba sentada en el último asiento de mi fila y fue la primera en venir a buscar la fotocopia. Nos miramos, nos reímos y en ese mismo instante quedé flechado para siempre.

Fue un amor a primera vista: al mes se pusieron de novios y a los tres meses ya estaban comprometidos. Hicieron la carrera juntos y conformaban un blend perfecto: La Tere (hablamos de Teresita Barrio) era muy aplicada y estudiosa y Cristian (que ya trabajaba en la industria) tenía el conocimiento práctico de la experiencia.

Siento que tengo mi familia ideal: Nuestras hijas Josefina, de tres años y medio, y Elena, de un año, son dos estrellas del cielo que nos regaló Dios. Y la Tere me cambió la vida: es la mujer ideal con la que todo hombre sueña y yo tuve la suerte de encontrarla. Siento una profunda admiración por ella. Con ella crecí como persona y cada día a su lado siento que soy un mejor hombre.

La idea de hacer vino juntos estuvo desde el primer momento. En 2009 el padre de Teresita les cedió un pequeño depósito de tan sólo 15 m2 que tenía en el fondo de su casa. Con mucho esfuerzo y ayuda de sus familias lo acondicionaron y para el 2011 ya tenían su pequeña bodeguita bonsái: Moor Barrio Wines.

Moor Barrio tiene más que ver con el legado que podemos dejarle a nuestras hijas. Tiene que ver con poder enseñarles los valores de la camaradería, la humildad, la honestidad, la integridad, el esfuerzo, el compartir el trabajo duro, el respeto por la Naturaleza y por el prójimo. Queremos que nuestras hijas crezcan inmersas en eso y que hablen ese “lenguaje”. Y si gracias a esto en un futuro eligen seguir nuestro camino, bienvenido sea. Pero el objetivo principal de Moor Barrio es poder educar a mis hijas.

Cristian Moor

Corazón del Sol

Cristian Moor comenzó a trabajar a los 21 años en el INV y luego de un par de años se fue al Grupo Peñaflor, donde estuvo 10 años. Luego pasó a Flichman y por tres años fue su Jefe de Enología, hasta que un día en el 2016 Alberto Antonini le propone que lo acompañe a la Toscana (Italia) a realizar una cosecha. Luego de unos meses repartidos entre la Toscana y Bordeaux (Francia) regresa a Argentina e ingresa al lugar que marcaría un antes y un después en su carrera: Corazón del Sol.

Corazón del Sol es una pequeña bodega ubicada en el corazón de Los Chacayes, Valle de Uco. Con tan sólo 7 hectáreas de viñedos elaboran 16 vinos distintos con la mayor seriedad y profesionalismo posible. El propietario de este proyecto es el Dr. Madaiah Revana, un prestigioso médico indio que vive en USA y que su pasión por el vino lo llevó a tener dos bodegas en USA y una en Argentina. Cristian Moor es el Jefe de Enología de Corazón del Sol.

En Corazón del Sol me dieron la libertad y los recursos necesarios para trabajar como siempre lo soñé. Si alguien alguna vez me hubiese dicho “acá tenés un cheque en blanco, hacé el proyecto que siempre soñaste”, hubiera hecho exactamente lo que hoy es Corazón del Sol: un proyecto chiquito, pero extremadamente meticuloso pensando en la más alta calidad.

En estos tres años pasamos de 4 a 16 vinos, cambiamos etiquetas, corchos, comunicación, imagen, abrimos nuevos mercados y muchos otros cambios. Tenemos como objetivo hacer el mejor vino del mundo y realmente estamos invirtiendo muchísimo, tanto desde lo económico como en tiempo, en hacer cosas excepcionales. Este trabajo ha dado resultados mucho antes de lo que esperábamos y pienso que vienen cosas mejores. Estamos apostando a eso.

Los Maestros de Cristian Moor

A lo largo de su carrera, Cristian Moor tuvo la fortuna de trabajar con personas muy reconocidas (y generosas) de la industria del vino.

Uno de las personas más influyentes en mi carrera fue Kiyotaru Hoshino, un enólogo que conocí en el Departamento de Calidad de Peñaflor. De él rescato esa personalidad perfeccionista y la disciplina que tiene en todos sus métodos de trabajo.

También aprendí mucho de Daniel Pi y de Sergio Casé, especialmente en lo que es la organización para elaborar grandes volúmenes de vino sin resignar calidad. Y con Rodolfo “Opi” Sadler aprendí muchísimo a degustar.

Hoy en día, Pedro Marchevsky me está enseñando muchísimo a hacer el vino desde el viñedo. Manejamos la acidez, el control de la producción, la clasificación de la uva, la calidad… todo sale del viñedo. Y obviamente el asesoramiento de Santiago Achaval en Corazón del Sol me aporta mucho a la hora de armar los cortes.

Mi jefe actual John Gabelhausen cambió mi vida profesional. Me dio la libertad de trabajar como a mí me gusta y eso me dio un plus de confianza para llevar adelante los cambios que hicimos. Es realmente muy gratificante trabajar con él.

Finalmente, cada vez que tengo la oportunidad de hablar con el Dr. Revana es una enseñanza de vida tanto por su forma de pensar como por su humildad y simpleza.

Hablemos de vinos

A la hora de describir sus vinos, Cristian Moor tiene muy claro cuál es el estilo que persigue. El camino para lograrlo dependerá del vino que quiera elaborar.

Cada vino tiene su forma de elaborarse y va a depender del objetivo que nos planteemos. Por ejemplo, un Malbec Gran Reserva quiero que se destaque la complejidad; en cambio una garnacha quiero que sea fresca y que no sea la protagonista, sino más bien que acompañe a la comida.

Más allá de que por supuesto no tienen que tener defectos ni aristas, busco que mis vinos sean elegantes, finos, delicados, que todo esté en su justa medida, que representen el lugar de donde provienen y por último que tengan identidad propia.

2019, el año soñado

Si bien Cristian Moor no trabaja para obtener premios, reconoce que éstos ayudan a la difusión del vino y como estrategia de marketing a la hora de posicionarse en el mercado.

Hace un año, cuando brindábamos por el año que empezaba, ni me imaginaba que llegaría con tantos logros y satisfacciones. Si bien siempre tuve objetivos muy claros y realmente trabajo muy duro para que se vayan cumpliendo, sabemos que en materia vitivinícola nada es tan rápido, todo es a largo plazo. Por eso no esperaba que el reconocimiento a nuestro esfuerzo llegaría tan rápido.

Corazón del Sol Gran Reserva Malbec 2016

El reconocimiento más importante del 2019 fue el otorgado por Wine Spectator. Además de los 94 puntos obtenidos y de consagrarse como Mejor Vino Argentino, fue el único de nuestro país que integró el ranking de los 100 mejores vinos del mundo.

Este Malbec tiene un trabajo muy meticuloso en su elaboración que comienza en el viñedo, dejando un racimo por brote y continúa en la molienda, donde se despalilla cada racimo y parte del escobajo más maduro vuelve a la molienda. Las barricas también son seleccionadas luego de examinarlas exhaustivamente y se le agregan dosis mínimas de anhídrido para lograr la menor intervención posible, etc. El resultado es un vino sumamente complejo, equilibrado y elegante.

Cuando hace un año le pregunté al Dr Revana qué podíamos hacer para apuntalar comercialmente el proyecto o cuál era la crítica más importante para nuestros mercados me respondió: Wine Spectator. Por eso le pusimos mucho énfasis a trabajar para eso.

A raíz de lo de Wine Spectator, Cristian Moor fue invitado a ser parte del jurado del International Wine Challenge, un concurso muy prestigioso que se realiza en Reino Unido y uno de los más importantes del mundo. Fue la primera vez que un enólogo argentino era convocado para esa labor.

Corazón del Sol Semillón 2019

Este Semillón fue elegido Mejor Blanco Argentino en la White Wave Wine, una de las más importantes catas a ciegas del país ya que quienes participan de la misma son los mismos enólogos y técnicos que elaboran los vinos en concurso.

Fue extraordinario y una sensación inigualable que mis propios colegas, muchos de ellos a los que admiro profundamente, elijan a ciegas nuestro vino como el mejor blanco de todos los que estaban en concurso.

Padma Garnacha Rosé 2018

Elegido como Mejor Rosado de Argentina por Tim Atkin, uno de los críticos más prestigiosos del mundo, fue el primer rosado en formar parte de la Premium Tasting, marcando de esta manera una tendencia en un segmento muy nuevo como lo es el de los rosados de alta gama.

Initium Gran Malbec 2014

Fue seleccionado como Mejor Vino Garage de Argentina en el concurso internacional Vinous fiscalizado por la OIV.

Este reconocimiento es pura emoción, porque acá no hay empleados, son tus manos y las de tu familia que hace todo. Para todos nosotros fue un premio al sacrificio que implica hacer este vino, pero especialmente porque es una forma de que nuestras hijas puedan aprender que con sacrificio y trabajo duro se llega a los objetivos que uno se plantea.

Corazón del Sol Soleado 2014

Reconocido por Decanter como Highly Recommended, uno de los galardones más importantes otorgados por dicha publicación. Adicionalmente, obtuvo una Medalla de Plata en el International Wine Challenge de este año.

Esta distinción es muy importante para Corazón del Sol, ya que Decanter es una de las más influyentes en el mercado británico al que la bodega aspira ingresar en el corto plazo.

Corazón del Sol Luminoso GSM 2016

Fue el Vino Revelación en la Guía Descorchados 2020 del crítico chileno Patricio Tapia.

Luminoso es el caballito de batalla de la bodega. Es un blend de Garnacha, Syrah y Monastrell y trabajamos año a año para mejorarlo desde el viñedo.

Initium Brut Nature 2016

Premiado también por Tim Atkin con la Medal of Excellence, convirtiéndose en el Best Value Sparkling Wine of the Year del Argentina Special Report publicado este año por el crítico inglés.

Fue verdaderamente una sorpresa para nosotros. Sabíamos que a Tim le había gustado mucho, pero entendemos que es una categoría muy difícil de sobresalir y realmente no nos lo esperábamos.

Corazón del Sol Gran Reserva Malbec 2015

Durante el 2019, Cristian obtuvo dos importantes reconocimientos por parte de los consumidores. El primero de ellos fue el Primer Puesto en el Desafío Federal 2019, obtenido por el Corazón del Sol Gran Reserva Malbec 2015 entre los vinos de su gama.

El Desafío Federal es la cata a ciegas más grande del país. Anualmente participan alrededor de 70 bodegas y más de 100 catadores entre profesionales de la industria y consumidores.

Gran Cuevero 2017

Otro reconocimiento muy especial vino por parte de los cueveros de Vinoteca Mr. Wines. Fernando Musumeci (Musu) convocó a un importante grupo de productores para que elaboren un vino que represente el paladar de sus “cueveros”. Todas las propuestas fueron catadas a ciegas por un panel de más de 30 cueveros y la muestra enviada por Cristian Moor y Teresita Barrio fue la seleccionada para ser el Gran Cuevero.

Que los cueveros hayan elegido nuestro vino fue muy emotivo para nosotros. Musu nos pidió que le hiciéramos un corte y desde el primer momento buscamos que estuviera a la altura del gusto de Musu y de los cueveros. Lo pensamos, probamos mucho, elegimos lo que más nos gustaba, hicimos el corte, etc. Fuimos construyéndolo desde el principio y para nosotros que hayan elegido nuestro corte fue realmente muy emocionante.

El Gran Cuevero 2017 es un corte 70% Malbec de Altamira y 30% Cabernet Franc de Gualtallary y estuvo añejado en barricas de segundo y tercer uso por 24 meses. El fraccionamiento está previsto para Enero y los cueveros deberán esperar hasta mediados de 2020 para tenerlo en sus manos.

Y también… la radio

Además del vino, Cristian Moor tiene otra pasión: la radio. Junto con Teresita conducen el programa Matices del Vino” que se emite por radio La Red todos los sábados al mediodía.

La radio llegó de casualidad. Luego de una entrevista que nos hicieron cuando ganamos la Medalla de Oro en Vinandino 2011 nos ofrecieron hacer primero un micro de cinco minutos, luego un bloque y finalmente un programa. Así nació Matices del Vino. Al año siguiente nos llamaron de La Red, donde estamos desde hace 9 años todos los sábados al mediodía.

El programa de radio les abrió muchas puertas. La posibilidad de entrevistar a prácticamente todos los grandes referentes de la industria fue otra forma de aprender y seguir creciendo.

La radio es un amplificador de esas historias y el vino tiene la magia de conectar a las personas. Buscamos amplificar esa conexión y que la gente pueda conocer a nuestros colegas y las historias detrás de cada vino. Adicionalmente, que durante dos años seguidos hayamos estado nominados para los premios Martin Fierro sin ser periodistas es un plus realmente extraordinario que nos llena de alegría.

Un horizonte cercano

Cristian Moor sigue soñando y motivos no le faltan. Después de un 2019 casi perfecto, el 2020 lo encuentra abocado a la construcción de su casa, donde tendrán una bodeguita un poquito más grande que la actual. Si con tan sólo 15 m2 lograron tanto… ¿te imaginás lo que podrán hacer con 50?

Para Cristian, la familia es un sostén indispensable para seguir creciendo.

No sé qué nos deparará el 2020, sólo sé que va a ser mejor que este año que termina por la simple razón que desde que la conocí a la Tere cada año de mi vida ha sido mejor que el anterior.

Y así, con sus convicciones, su forma de sentir y de pensar, encara este nuevo año mirando hacia el futuro. Un futuro que traerá nuevos desafíos y, seguramente, muchos otros grandes vinos. Porque Cristian Moor no es tan sólo un enólogo más: también es un abogado menos. ¡SALÚ!

Enófilo amateur y apasionado. Quise hacer un blog de vinos y me salió esto.
Entradas creadas 190

2 pensamientos en “2019: el año de Cristian Moor

  1. Impresionante ver todos los premios conseguidos este año, agrupados en esta nota. FELICITACIONES a Tere y Cristian. Pero además, yo les daría dos premios más: al esfuerzo (hacer todo eso, tan bien, con dos niñas pequeñas es impresionante) y a la humildad!! Excelente y merecida nota, Ale.

Tu comentario es bienvenido:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: