Cuevero Manija

Vino del Año 2019: Cuevero Manija

El 2019 nos regaló muchas novedades y grandes vinos. El Cuevero Manija fue, para mí, el más especial de todos.


Algunos vinos se destacan por ser técnicamente perfectos. Otros, son únicos porque representan fielmente una cepa o un terroir. Y están los que son insuperables en su relación precio – calidad.

El periodismo especializado en catar, analizar, calificar y puntuar vinos se rige por estrictas normas y metodologías que apuntan a brindar la mayor objetividad posible en un rubro predominantente subjetivo. De esa forma, logran el respeto de la comunidad vínica que los valida como palabras autorizadas para determinar la calidad de los vinos.

No es mi caso. No soy un crítico de vinos ni un periodista especializado, no sigo ninguna metodología que me brinde objetividad ni estoy preparado para hacerlo. Pero el no contar con ninguno de esos conocimientos o herramientas no me invalida para poder decir cuál es, a mi entender, el vino del año.

Por la simple razón de que, para mí (y resalto: PARA MÍ) el vino del año no es el que técnicamente está mejor elaborado, ni el que mejor refleja una cepa o interpreta un terroir, ni mucho menos el más caro. Para mí, el vino del año no necesariamente es el mejor. Más bien tiene que ver con las emociones que me genera y la historia que me cuenta. Emociones e historias, algo totalmente subjetivo.

Cuando un vino a través de su historia trasciende los límites de la botella y llega al corazón de las personas, deja de ser vino para convertirse en un puente que une las almas que toca.

Eso es exactamente lo que me generó el Cuevero Manija.

Cómo se gestó el Cuevero Manija

Cuevero Manija

Todo fanático del vino sueña con tener el propio y Fernando Musumeci no es la excepción. Apasionado como pocos, Musu sentía que, cuando llegara el momento de tener un vino que representara a su negocio (Vinoteca Mr. Wines, más conocida como La Cueva de Musu) tenía que ser algo especial. Algo que trascendiera a la Cueva y que llegara al corazón de sus «cueveros».

Tenía en claro que el vino de la Cueva no tenía que ser MI vino, sino el de los cueveros. Yo me pongo la camiseta de cada uno de los pequeños productores que tienen sus vinos en la Cueva, y si yo tenía un vino que compitiera con ellos, sentía que era algo que no estaba bien. Pero si ese vino fuera de alguno de estos pequeños productores y los verdaderos protagonistas de elegirlo fueran los cueveros, entonces ya era algo muy diferente. Porque ya no sería el vino de la cueva. Sería el vino de los cueveros.

Fernando Musumeci – Vinoteca Mr. Wines

A principios de 2019 y tal como es habitual en él, Musu comenzó a pelotear su idea con sus amigos y cueveros. Quería asegurarse que la misma prendería en la gente y, a su vez, retroalimentarse con las opiniones de otros.

En un principio cuando Musu me comentó la idea del vino Cuevero fui bastante escéptico. Creía que la logística que era necesaria tanto para la elección del vino como para su posterior elaboración, no justificaban el resultado. Me equivoqué, por algo Musu es Musu y yo soy Fsaurio. El Cuevero Manija resultó ser una gran estrategia de publicidad y difusión de la cueva.

Francisco Rivero Segura – Logia Petit Verdot y Desafío Federal.

En el mes de septiembre, Musu convocó a los pequeños productores más allegados a la cueva y les propuso participar en la elección del vino de la cueva enviando muestras que serían evaluadas por un panel de cueveros. Sólo debían cumplir con un único requisito: que no fuera un vino que estuviera en el mercado. Ellos podían elegir zona, precio, varietal, color, forma de elaboración, etc.

La convocatoria fue un éxito: 15 productores enviaron sus muestras (algunos más de una) y rápidamente Musu organizó el panel de cata: alrededor de 45 cueveros repartidos en tres catas a ciegas degustarían todas las muestras y darían su veredicto.

La idea me pareció fascinante y la posibilidad de ser parte de la elección me generó mucha manija. Participé del último grupo y me generó mucha satisfacción comprobar que los vinos que habíamos seleccionado a ciegas en nuestro grupo coincidían con lo que habían seleccionado en los grupos anteriores. En mi opinión, esto habla de un paladar en común de los cueveros.

Guillermo Rochelle – Batichupados del Vino.

Si bien la idea original era elegir un vino que se iba a llamar La Cueva de Musu, el alto nivel de las muestras participantes generó una ardua tarea para el panel de cata, que casi por aclamación le pidió a Musu que hubiera más de un ganador.

Finalmente, la elección recayó en dos vinos: el enviado por Finca Ambrosía y el de Moor-Barrio Wines. El primero de ellos era un vino directo, joven y fácil de tomar. El segundo venía con una crianza mayor y resultó ser un vino complejo, ambicioso y con un potencial de guarda mayor. Al primero se lo llamó Cuevero Manija y al segundo Gran Cuevero (que verá la luz a mediados de año).

Me pareció muy buena la idea y cómo lo hizo Musu: ponderando como siempre la opinión del cuevero por sobre la suya propia.

Sergio «El Diablo» Di Fazio – G12

¿Por qué Cuevero Manija?

Manija es entusiasmo, ansiedad, adrenalina. Estar manija significa estar expectante de aquello que es novedad. Un fanático del vino manija siempre quiere probar más y, si algo está por salir, no ve la hora de que llegue ese momento.

Además de ser un amante del vino, un gran comunicador y evangelizador del vino, el cuevero es manija. Ser manija está en su esencia, por eso es cuevero.

Si bien la marca registrada es La Cueva de Musu, los mismos cueveros eligieron en las catas el nombre de Cuevero Manija, porque sienten que los representa. Por eso quedó así: La Cueva de Musu – Cuevero Manija.

Sólo una persona integra y segura de lo que entrega y genera, puede dejar en manos de personas con gustos diversos y en total democracia, un vino que lleva su nombre… y Musu lo hizo.

Sebastian Vucasovich – cuevero.

El Cuevero Manija por dentro

Cuevero Manija

El Cuevero Manija es un corte cosecha 2018 de 80% Merlot y 20% Cabernet Sauvignon, ambos provenientes de Finca Ambrosía, ubicada en Gualtallary, Valle de Uco, Mendoza. Para los que gustan de los datos técnicos, Matías Macías (responsable enológico de Finca Ambrosía y padre de la criatura) nos cuenta acerca del proceso de elaboración del Cuevero Manija:

El componente principal del Cuevero Manija es un Merlot que proviene de dos sectores de Finca Ambrosía: uno más débil, que se ralea a un racimo por brote y otro más vigoroso con más niveles de carga. La cosecha se hace en forma diferencial en cada uno de los sectores, a mano y en cajas. Son un total de 2,36 hectáreas de suelo predominantemente franco arenoso con caliza sin salinidad y piedras a partir del metro y medio de profundidad.

Matías Macías, responsable enológico del Cuevero Manija

Una vez que la uva ingresó a la bodega se realizó una selección manual de racimos, el despalillado y el encubado en piletas de concreto. Pasó por una maceración de tres días en frío y realizó una fermentación espontánea con levaduras indígenas. Se le realizaron entre dos y tres remontajes diarios durante unos 20 días y luego de una maceración post fermentativa realizó una fermentación maloláctica. Se descubó y prensó para pasar a una guarda de aproximadamente 15 meses en pileta de concreto.

El corte con un 20% de Cabernet Sauvignon se realizó especialmente para la muestra que se presentó en La Cueva.

Historias alrededor del Cuevero Manija

Cuevero Manija
Foto gentileza Brian Atkinson

Muchas cosas pasaron desde que el Cuevero Manija llegó a su casa, La Cueva de Musu. Una de ellas tiene que ver con el espíritu evangelizador que moviliza a los cueveros. Es que como el arribo fue a principios del mes de diciembre, fue la excusa ideal para que muchos cueveros lo incluyeran dentro de los regalos que harían para las Fiestas de Fin de Año. Se sentían orgullosos de su vino y querían compartirlo con sus seres queridos.

Inicialmente compré cinco cajas que rápidamente se me agotaron. Varias de esas botellas fueron regalos para amigos o los llevé a asados porque creo que para los que les gusta el vino no lo van a poder conseguir en otro lado y está buenísimo que prueben algo diferente.

Brian Atkinson – El Malón del Vino

Algunos, aprovechando sus vacaciones, lo llevaron a viajar por el mundo. Así, en las redes sociales aparecieron fotos del Cuevero Manija en Brasil, en Cuba y en Italia. Y un amigo de la casa, Gonzalo Lodeiro, fue el primero en recibirlo en España.

También hubo quienes hacía mucho tiempo que no le compraban vino a Musu y otros que no conocían la cueva que se acercaron para comprar el Cuevero Manija porque, según decían, «si lo eligieron los cueveros, tiene que estar bueno» y se llevaban una caja sin siquiera probarlo antes. Esto es fantástico.

¿Y qué tal está el vino?

Todo muy lindo, pero aún no les conté qué tal está el vino. Aunque pensándolo bien, ya que estamos hablando de un vino que como dije antes es más bien un puente que une a las almas que toca, qué mejor que sean otros consumidores (muy respetables, por cierto) los que cuenten qué les pareció el Cuevero Manija.

Sebastian Vucasovich, winelover y gran bebedor de vinos, apela a las emociones que genera:

El «Cuevero Manija» es una botella llena de amor, risas, anécdotas, viajes y sobre todo, un vino simple, sincero y riquísimo, que cosecha aplausos en cada mesa en la que se lo destapa. Recomiendo a todos y cada uno de los fanáticos de nuestra amada bebida que se hagan de una de estas botellas. Es parte de la historia contemporánea del vino.

Sebastian Vucasovich

Tampoco podía pasar desapercibido para dos amantes del Merlot, Gabo Marinelli y Brian Atkinson. Es que el Merlot es una cepa que, si bien forma parte de muchos blends, no es muy común encontrarla como componente principal, especialmente en vinos de Gualtallary:

Esto recién empieza, pero el Cuevero Manija nació para hacer historia. Es un corte de Merlot y Cabernet Sauvignon, ¡igual que los grandes vinos del mundo! Qué querés que te diga, yo feliz por partida doble: por el Merlot pero más aún por haber sido parte de los que elegimos ese vino. Salud!

Gabriel Marinelli – Soldados del Merlot

Cautivó mi corazón al ser un Merlot. Suelo tomarlo mucho en la semana y no me dura nada, es increíble como pasa. Claramente, me gusta muchísimo y un dato no menor es que la RPC es tremenda, hasta podría estar en una escala de precios mayor.

Brian Atkinson

Brian introduce el concepto de RPC y tiene razón: al momento de salir esta nota el Cuevero Manija ronda los 600 pé, un precio realmente muy conveniente para todo lo que entrega.

A Guille Rochelle, un cuevero de ley, le gustaría tener la paciencia necesaria para guardar una botella (y yo me permito dudar de ello porque lo conozco y es bien manija):

El vino es fantástico. Tiene frescura, elegancia, fruta vivaz y cierto potencial de guarda que difícilmente podamos comprobarlo porque los cueveros no somos muy disciplinados para guardar. Espero que alguno pueda ser paciente y poder contar con algunas botellas para ver su evolución.

Guillermo Rochelle

Una opinión infaltable en esta ocasión es la de Gabriel Karabasoglu, un sibarita que integra el grupo de los AWT y que frecuenta la cueva desde sus inicios. Por eso tal vez sea quien apela al concepto de identidad:

El vino está muy bien. Es rico, amable y generoso. Es un vino versátil que podría tomar todo el mundo. Y un poco también es el sueño del pibe: todos nos identificamos porque, en definitiva, todos quisiéramos tener un vino que nos identifique y eso es el Cuevero Manija: es parte de nuestra identidad.

Gabriel Karabasoglu – AWT

Francisco Rivero Segura, bloguero de la Logia del Petit Verdot y organizador de El Desafío Federal, resalta su perfil de «comodín» que gusta a todos los paladares:

Al vino quizás le cabría más el nombre de Cuevero no tan manija. Lo digo porque tiene ese perfil fresco, frutado, de poca intervención que tanto gusta a Musu, pero también es un vino que ofrece buen volumen y elegancia que lo hacen más un comodín, un gancho para que más gente se acerque a ver de qué se trata eso de la cueva.

Francisco Rivero Segura

Pero además, el Cuevero Manija cierra grietas. Porque si en el mundo del vino hay dos consumidores con gustos claramente diferenciados entre sí, son Juan Mayou y Sergio Di Fazio, también conocidos como Dios y el Diablo respectivamente. Ambos son grandes bebedores que saben muy bien lo que les gusta y esto es lo que opinan del Cuevero Manija:

El vino me gustó mucho, da gusto beberlo y podría tomarlo todos los días. Tiene una nariz muy predominante del merlot con esos morrones que a mí particularmente me gusta y en boca es fresco, fluido, jugoso, con un poco de agarre calcáreo, en fin… todo lo que tiene que ser y más para un vino de estas características, incluso con un precio te diría demasiado competitivo.

Sergio «El Diablo» Di Fazio.

Las grietas existen y la mayoría de las veces no son muy constructivas. Lo mejor de las grietas son los puntos que se encuentran y congenian. El vino de la cueva es este puente que une y construye, sin necesidad de debatir, simplemente disfrutando. Un vino de y para amigos. No necesita o pretende ser el favorito o el mejor, simplemente es un vino para gozar.

Juan Mayou – Dios Toma Malbec

¿Cómo sigue la historia?

A mediados de año llegará a La Cueva el Gran Cuevero. Las expectativas respecto a este vino elaborado por Teresita Barrio y Cristian Moor son altas, ya que como te conté más arriba, es un vino con mayores pretensiones que el Cuevero Manija.

Adicionalmente, Musu aspira a generar actividades que reúnan a los cueveros y que las vivan como una fiesta. La elección del vino de la cueva ya forma parte de esa agenda anual de actividades:

En 2020 no sé si saldrán uno, dos o más vinos. Pero sí estoy seguro de que respetaremos el mismo espíritu, que vamos a involucrar a más cueveros en la elección para que sean los consumidores los protagonistas y que el crecimiento no esté vinculado con una mayor venta, sino más bien con darle mayor visibilidad a los pequeños productores.

Fermando Musumeci

Brian, Sebas, Guille, Gabo, Gabi, Fran, Sergio, Juan, yo, Matías… y Musu. Almas unidas por las emociones que cuentan su historia a través del Cuevero Manija. Un vino contado por muchos es una historia que recién comienza. Y cuando un vino cuenta una historia, pasa a ser parte de la Historia.

Enófilo amateur y apasionado. Quise hacer un blog de vinos y me salió esto.
Entradas creadas 215

2 pensamientos en “Vino del Año 2019: Cuevero Manija

  1. Excelente articulo, transmite muy bien la mística y el gusto por el vino y por la vida de los cueveros, salud Ale

Tu comentario es bienvenido:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: