amar y vivir

Amar y Vivir, la clave íntima

Para Gabo Marinelli, escribir es una especie de bálsamo, un escudo. Hoy nos regala este maravilloso blend de Corazón Delator y Amar y Vivir para disfrutar de principio a fin.


Un señuelo, hay algo oculto en cada sensación.

Escribo para resistir. Como un mantra. Para contar el tiempo y contar las cosas que pasan y nos pasan durante estos días de clausura. Encontrar el instante, descorchar un vino y dejar que las teclas hablen… 

Todo cambió de repente por acá. Y todos tuvimos que cambiar en consecuencia. Estamos en un estado llamado cuarentena. Aislados. Lejos. Algunos acompañados, otros solos. La distancia social mediada con tecnologías de comunicación recrea un escenario casi de ciencia ficción y nosotros, protagonistas y espectadores. Imprevisible para muchos. Desconcertante para todos. Es un momento que nos descubre en una intimidad para la que no estamos completamente preparados.

Es de noche. Lleno la copa y luego el silencio. Abrumador silencio. Y yo hablo en el silencio mientras miro la copa. Como si ella tuviera una respuesta para mí. Alguna explicación. Alguna pista.

Ella parece sospechar,
Parece descubrir,
En mi debilidad,
Los vestigios de una hoguera,
Oh mi corazón se vuelve delator,
Traicionándome…

El silencio que solo se quiebra con breves interrupciones sonoras del ambiente. Primero, el corcho saliendo de la botella. Luego, ese líquido rojo bordó profundo cayendo en el cristal. Y finalmente mis latidos, como el punteo de un bajo en escala de Do Menor, que resuenan en el espacio. Porque sí, me agito, es verdad. Y el pecho habla. Y estalla en mis pensamientos la imagen de ese corazón rojo y sangrante latiendo en las pantallas gigantes de River allá por Octubre del 2007.

Octubre y rojo. La piel se eriza, la garganta aprieta. Como aquella noche, como esta noche. Porque es lo que me pasa cuando el vino me conmueve. Un sorbo, y otro, y otro más. Los perfumes. La boca de terciopelo. Un dulce pálpito, una premonición…

Los auriculares ya están aferrados a la sien en un acto de soledad egoísta. Suenan los primeros acordes. El tempo es oscuro y arrollador. La melodía es embriagadora de principio a fin. Y la letra de Corazón Delator, un relato corto tan sensual como conmovedor. Uno de mis temas top 3 de toda la discografía de Soda. Lejos. Tremenda balada gótica. Estrofa, estribillo, riff. Sexy mother fucker. Un himno absoluto. Sin más.

Necesita un vino acorde. Una dosis de sensibilidad diferente que lo maride. Un remanso en este océano de fuego. Algo que no sea simplemente un vino.

Amar y Vivir

Arca Yaco es una bodega emplazada en un páramo de la Quebrada de San Lucas, en Salta. Allí, el paisaje de impronta cordillerana va alternando al son de valles y quebradas en un pulso salvaje, como aurículas y ventrículos de la misma tierra, para dar vida al lugar donde comienza a latir este vino hermoso producido y embotellado por Matías Etchart. Un paisaje bellísimo, solo interrumpido por esos respetuosos relieves y la vegetación típica de los valles. Más allá, la nada. O tal vez el todo.

Gracias a los #MrWinesTour (viajes para enófilos organizados por el Pai Fernando Musumeci) tuve la suerte de conocerlo a Mati y visitar su bodega. Un lugar en el mundo. Para ir (y luego detenerte a pensar si vale la pena volver. A tu casa, digo). Porque ahí se detiene el tiempo, el pulso se desacelera y la tierra deja de rotar. Sentarte a su mesa, disfrutar unas carnes al horno de barro y probar sus vinos bien puede ser un placer de los dioses. De esas cosas que jamás se olvidan. Una historia para contar.

Amar y Vivir, es un blend de base Malbec (85%) completado con Cabernet Sauvignon (15%), fermentado y luego criado en barrica durante unos 15 meses. Barricas que descansan ordenada y pacientemente en la pintoresca construcción donde funciona el casco de la bodega la cual, paradójicamente, está emplazada remontando la quebrada y permitiendo así contemplar los viñedos desde arriba y en toda su magnitud y su esplendor.

Un elixir de pura fruta negra madura, especias y esa nota terrosa que solemos encontrar en varios vinos de los valles. Podemos decir que es un vino de los complejos, sí, por sus múltiples capas y texturas copa tras copa. Pero sobre todo es un vino vibrante y seductor.

Esa nueva cara del NOA de la que se viene hablando es justamente esto. El carácter vallisto maridado con la complejidad y la elegancia que destacan lo mejor de cada terruño. Amar y Vivir es un abrazo a la boca, apretado pero sensual. Jazz calchaquí. Bolero de fuego y tierra.

Pasarán más de mil años, muchos más,
Yo no sé si tenga amor la eternidad,
Pero allá, tal como aquí,
En la boca llevarás,
Sabor a mí.

Es un vino de una sensibilidad diferente. Y mucho tiene que ver su autor. Matías es autor, intérprete y frontman de la bodega.


Yo avanzo y escribo. Intento parecer fuerte, sonar fuerte. Pero, como dice la letra, en mi fragilidad, mi corazón se vuelve delator. La referencia ineludible a la prosa de Poe es un látigo. Mal de amores. Una sobredosis de romanticismo oscuro no apto para abúlicos e impresionables.

amar y vivir

Pero, por sobre todas las cosas, para mí es un viaje en el tiempo a varios momentos trascendentales en mi vida. Muchos conciertos de Soda, las horas y horas de este sonido en mis oídos, pero, sobre todo, porque este tema sonó en versión sinfónica, tocado por una orquesta de cuerdas, el día de mi casamiento. Imborrables momentos que siempre guarda nuestro corazón. Las mil y una historias del corazón.

Amar y Vivir es un blend que viene creciendo añada tras añada y va ganando en sutilezas y equilibrio entre fruta, acidez y taninos. La 2016 me conmovió, era (y es) hermosa, linda infinita como la tentación. Hasta que llegó la 2017 y todo se movió. Más tarde la 2018 llegó para patear el tablero otra vez y así. En definitiva, de eso se trata el vino. Ser mejores cada vez. De eso se trata amar y vivir. Descubrir que la vida son momentos. Estos momentos, de goce, de reparo entre tanta incertidumbre. 

Perfume al filo del dolor,
así, invisible,
licor venéreo del amor,
que está en las pieles,
sedas de sedas,
que guarda nombres en tu corazón.

Es momento de estar juntos aún en la distancia. Hoy más que nunca. Y el vino une. El vino no tiene banderas en tu corazón, es de todos. Y esa es la magia. Como la música. Por eso puedo maridar estrofas de distintas cepas para buscar un blend inolvidable.

No rompas tu corazón. Yo, por descuido, fui víctima de todo alguna vez. Es casi un secreto inconfesable. Pero yo sé lo que te digo. Quedate en casa. Cuidate y cuidá a los demás. Y cuando nos querramos dar cuenta todo esto va a quedar como una gran historia para contar. La fiebre volverá de nuevo, pero solo será de nostalgia. Hoy tenemos que resistir. Es el curso de las cosas.

Amar Vivir es un vino que me vuelve loco. Pero los locos no saben nada. Así que pruébenlo ustedes y después me cuentan lo que sintieron. 

Por acá, mientras la última gota de esta sangre se desliza por la copa, yo ya me siento un poco mejor. En compañía. Este último sorbo es únicamente comparable con el solo final de Corazón Delator en la viola de Gustavo (aunque la versión original del disco Doble Vida, interpretada por el gran Carlos Alomar, es igual de alucinante). Para ponerlo en random infinito y que no se termine nunca.   

Un dulce pálpito
La clave íntima
Se van cayendo de mis labios
Como un mantra
De mis labios…

Mientras tanto, #QuedateEnCasa #TomateUnVino y…

Amar y vivir. La clave íntima. El quid. Como un mantra. La receta de esa felicidad que tanto buscamos y tanto necesitamos.

Entradas creadas 5

9 pensamientos en “Amar y Vivir, la clave íntima

  1. Gabo una maravilla tu relato que une para mi tres pasiones la musica, el vino y la lectura, en referencia al primer cuento de E.A.Poe que en el año 81 de viva voz me (nos) leyera el gran Bute.
    Salute!

      1. Gracias Ale! Gran halago, justo hoy que se conmemoran los 6 años de la partida del gran Gabo. El único y verdadero grande!

    1. Grande Guille! Me alegra mucho que te haya gustado. Entre los grandes profesores Butera y Ayábar marcaron mi vida literaria, desde aquella época y para siempre. Salud!

  2. Es el estilo de relatos que me gustan leer, donde la metáfora te recrea realidades y una nota que podría ser escrita en tres oraciones entra en comunión con lo técnico y los sentimientos generando pasión en cada letra. Felicitaciones.

    1. Muchísimas gracias Lovi querido! Es la forma en que me vinculo con las cosas que me gustan y es también mi forma de expresarlas. Salud!

Tu comentario es bienvenido:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: